Hace una semana se conmemoró la llegada del hombre a la luna hace ya 50 años. Una hazaña en la que fue clave un pequeño pueblo madrileño, Fresnedillas de la Oliva.

Desde allí, la NASA controló aquella histórica misión. Es más, la frase tantas veces recordada de Neil Armstrong al pisar la luna («Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad») llegó hasta nuestros oídos gracias al «imprescindible» papel de la Estación de Seguimiento Espacial que la NASA plantó en Fresnedillas de la Oliva. De hecho, antes de que la voz del astronauta llegara a la base estadounidense pasó por los oídos de los técnicos madrileños.

Fresnedillas cambió su modo de vida alrededor de este acontecimiento. Muchos vecinos se asentaron en la localidad, que desde entonces creció considerablemente.

En Trigraphis no hemos querido quedarnos indiferentes con este acontecimiento, por lo que hemos sido los encargado de realizar los elementos conmemorativos necesario para este aniversario.

¡Os animamos a que vayáis a verlo!

C/ San Cesáreo 31, Naves 6 y 18
28021 Madrid
trigraphis@trigraphis.com
Facebook · Twitter