La publicidad forma parte de nuestro existir. Sal a la calle, date una vuelta y presta atención.  O no. Consciente o inconscientemente estamos rodeados e influenciados por impactos publicitarios. La clave: tener el control.

Vallas, carteles, marquesinas, envases, folletos, revistas, toldos, andamios… En nuestros paseos urbanos siempre tenemos un acompañante: la publicidad. Existen campañas muy elaboradas, originales, divertidas.  Existen anuncios callejeros en las farolas y en los corchos de los supermercados, más simples y concisos. Existen papeles, vinilos y lonas. Existen campañas interactivas que nos invitan a jugar, a disfrutar de la publicidad. Existen, como hemos dicho, multitud de impactos que estimulan nuestra mente ¿para bien, para mal? Depende de ti y sólo de ti.

Somos partidarios de la publicidad, trabajamos para ello. Pero defendemos un uso de calidad. Nos gusta la reflexión. Tú decides qué necesitas y qué no. Tú decides abrir los ojos y dejarte llevar, tú decides comprar… tienes que decirlo tú. Nosotros tenemos que trabajar, trabajar duro, para que te decidas por el sí. Para que compres este producto por que te va hacer pasar un buen momento, para que medites acerca de este tema, por que te va a hacer pasar otro buen rato.

publicidad-impactante-38

Campaña de WWF

 

Tú tienes el control pero nosotros tenemos las armas. Una buena campaña publicitaria deja huella, y ese el fin. Pensar y repensar en ello.

C/ San Cesáreo 31, Naves 6 y 18
28021 Madrid
trigraphis@trigraphis.com
Facebook · Twitter