La edición del martes pasado ha sido la última tras casi dos décadas en antena.

La cadena británica ITV Global Entertaiment y Mediaset mantienen desde hace años un conflicto por los derechos de emisión de Pasapalabra, un programa que desde 2006 presenta Christian Gálvez en Telecinco.

Todo empezó en 2009 cuando ITV cedía temporalmente el formato del concurso al grupo Mediaset para su emisión en España, ya que la cadena británica es dueña del formato en el que se basa el concurso español.

Dicho contrato cifrado en 5,4 millones de euros tenía una validez de tres años hasta que Mediaset alegó que ITV no era propietario de los elementos clave del programa, como El Rosco.

La polémica tuvo su origen cuando la cadena española demandó a ITV y pidió la nulidad de los acuerdos y la devolución de las cantidades ya pagadas. Inmediatamente, la cadena británica exigió el cese de la emisión e indemnizaciones por distintos contratos supuestamente incumplidos que llegaban a la escalofriante cifra de 14,9 millones de euros.

Finalmente, después de varios años, el Tribunal Supremo condena a Telecinco a cancelar el concurso, quedando además prohibido “reanudar en el futuro, la emisión, edición, producción, reproducción, comunicación pública, distribución, transformación y toda y cualquier otra forma de explotación”.

Trágico final para uno de los concursos más vistos por la sociedad española.

 

C/ San Cesáreo 31, Naves 6 y 18
28021 Madrid
trigraphis@trigraphis.com
Facebook · Twitter